Las nuevas tarifas eléctricas a partir de junio o cómo el Gobierno obliga a los consumidores a ser más eficientes si no quieren ver cómo sube su factura de la luz.

Por si ya fuera poco el caos que supone la factura de la luz para la mayoría de los mortales, el Gobierno aprobará el próximo 1 de junio las nuevas tarifas eléctricas que a modo de resumen traerán subidas para la mayoría de los consumidores en mayor o menor término y que por tanto obligará a los consumidores a ser más eficientes y a trasladar sus consumos a horarios más baratos para no ver cómo suben sus recibos de la luz.

O eso al menos sucederá para los 10,7 millones de consumidores domésticos que están acogidos a la tarifa regulada o Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC), que dependen del precio del mercado mayorista y que a partir de ahora tendrán que acoplarse a los nuevos horarios tarifarios. Pero en el fondo, los nuevos peajes y cargos afectarán a todos los consumidores. Los que estén en mercado libre tendrán que renegociar con sus comercializadoras los nuevos contratos porque las condiciones cambian para todos.

×